Un plato bien hecho

Debe agradar a los cinco sentidos

Cocinar es un trabajo que requiere tanta atención esmerada como gusto por el riesgo, tanta observación como invención. Supone un gran conocimiento de la realidad y una disposición de ánimo amable ante las cosas. Requiere, también, tener despiertas las condiciones de la personalidad.

Al lado de un plato bien hecho, las mejores páginas de los autores inmortales resultan flojas; los mejores momentos musicales aparecen pobres e insípidos, un plato bien hecho permite deducir todas las consecuencias de una página, de una tela, de una melodía.
Un plato, un buen plato, es la obra de arte más compleja.

Debe agradar a los cinco sentidos y una vez devorada, permanecer en el recuerdo como un cuadro, una melodía, un paisaje…
Nuestra cocina está basada en el carácter manchego y aire de mercado, lo cual nos facilita el trabajar con recetas de antaño del recetario manchego, y nuestras raíces, y poner en valor los productos de temporada que nos aporta el mercado.

Realizamos una cocina manchega renovada, basada en los productos de la zona que nos rodea, bajo un enfoque personal, respetando los sabores del entonces y jugando con el presente.